Pensar diferente

Son dos asignaturas en las que estoy integrando de manera más activa algunas herramientas de la red para el aprendizaje.

  • La asignatura de Estudios de Género y Prácticas Sexuales favorece de entrada, por su título e implicación personal, el interés de los estudiantes en la participación de las clases. En esta asignatura, la dinámica es de investigación en la red, lecturas, aportes de personas externas a la clase, investigación en la universidad, integrando las opiniones de otros compañeros universitarios a través de encuestas, produciendo reflexiones y compartiéndolas en un blog, así como la participación en eventos extra-clase (conferencias, encuentros, talleres) que aportan más elementos para su aprendizaje.
  • En la asignatura de Concepto de Persona y Personalidad, la modalidad es en línea y, ciertamente, conlleva mucho más presencia con los estudiantes, seguimiento y promoción de sus interacciones. Sin embargo, he diseñado una actividad para ellos donde el saber teórico lo contrastan con la realidad, realizando entrevistas a distintos psicólogos con especialidades diferentes respecto de su trabajo, lo que ha enriquecido el aprendizaje y lo ha aterrizado de manera significativa. Esto ha sido una sorpresa para mí puesto que la mayoría de los estudiantes son de otras carreras y no de psicología, lo que me ha retado a ser más clara en los materiales a utilizar sin por ello darles todo fácil, al inicio se quejan, luego agradecen el haberlos impulsado a la búsqueda, pues me ha sorprendido como esperaban solo ir siguiendo en Moodle el curso y se están dando cuenta de que están más activos que si estuvieran en clase presencial (y yo también). En esta dinámica incluimos una comunidad en Diigo, un blog en donde comparten con los otros sus reflexiones y un foro donde realizan un trabajo colaborativo investigando a diversos teóricos de la personalidad.

Ambas experiencias me han tenido “como pepita en comal”, están retando a mi imaginación y me impulsan a desprenderme de viejas prácticas en donde la perspectiva básica solía ser la enseñanza como centro del proceso, para enfatizar la perspectiva de la autonomía, la interacción, la diversidad y la apertura centradas en el aprendizaje de los estudiantes. Como menciona el video, es importante aprender a coordinar los tiempos, los encuentros, las interacciones, las redes y herramientas a utilizar con un propósito de aprendizaje concreto, lo cual no siempre resulta sencillo.

Ha sido con el apoyo del Centro de Aprendizaje en Red como he ido accediendo a esto, topándome con mis resistencias, soltando cada vez más a los alumnos en sus búsquedas y aprendiendo a pensar e interactuar diferente.

Esta entrada fue publicada en El rol del moderador, Marco de la docencia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pensar diferente

  1. msalinas dijo:

    Hola Gaby, gracias por darnos un panorama de tus cursos, creo que mencionas algo muy importante: cómo la motivación interna de los estudiantes y el interés personal abona al proceso de los estudiantes, y tengo una pregunta al respecto ¿Qué has hecho cuando no encuentras esto, cómo incrementas sus ganas de aprender, es esto posible?
    También nos mencionas que los roles del estudiante y del profesor sufren cambios:
    ¿Por qué esta modalidad te implica ser más activa? ¿Qué es lo que haces que antes no?¿Cómo es el proceso en el que se dan cuenta que la modalidad a distancia los hace los responsables de su proceso de aprendizaje?
    Tu experiencia nos puede enriquecer muchísimo ☺️

  2. gcastros dijo:

    Hola Maru!
    Gracias por tus preguntas, me ayudan a pensar en lo que he realizado en estos años:
    – Solo llevo 5 años siendo docente y he aprendido a serlo aquí en ITESO, lo cual agradezco infinitamente, porque lo he disfrutado mucho y creo que éste es un punto importante, cuando uno disfruta sus clases, transmite al estudiante las ganas de aprender, he tenido oportunidad de dar varias asignaturas y solo me quedo con aquellas que me apasionan, los chavos lo agradecen, me encuentro con evaluaciones que dicen: “le gusta lo que hace y nos contagia”, “le apasiona y nos dan ganas de aprender” y cosas así, y creo que esto tiene que ver con la persona del docente, que cada cual ha de cultivar para la transmisión de lo que sabe.
    – Cuando no encuentro disposición, les pregunto, evalúo con ellos, hacemos un ejercicio de la utilidad de la asignatura en su carrera y para qué les sirve, le damos contexto y hacemos compromisos concretos de participación, modifico la dinámica de la clase a fin de que ellos puedan aportar más desde su experiencia, me invento actividades que les ayuden a llevar el aprendizaje a su experiencia personal y así resulte más significativo.
    – Es diferente en línea, la comunicación no es sincrónica y hay que estar monitoreando sus aportes con más frecuencia, hay que estar animando para que realicen las actividades de un modo más personalizado y en lo particular, enlazo prácticas concretas que les ayuden a situar su aprendizaje y relacionarlo con la teoría.
    – Por otro lado, los estudiantes piensan que solo se van a meter al Moodle, van a ver las actividades enlistadas y las van a realizar subiendo tareas sin tener que ir a clase y la cosa no es así, la interacción es mayor porque en el salón a veces no participan y aquí si tienen que hacerlo para dar cuenta de su aprendizaje.
    Pues esto es lo que he ido asimilando, creo que aún me falta considerar otros elementos del aprendizaje que he ido aprendiendo aquí y en eso estoy…

  3. teresavi dijo:

    Gracias Gaby!

    Trato de pensar como el alumno y creo que así como lo mencionas que reaccionan ante una primera impresión de un curso en línea de entrar, subir actividades y ver una nota es todo lo que tendrán que hacer. No es solo nuestro cambio para ser facilitadores virtuales, es la forma en que también ellos se permiten vivir esta experiencia desde otros ojos, desde otras formas, desde otra postura.

    Otra parte que rescato de sus comentarios es la parte de la “planeación” del curso, esta parte me intriga y creo que es todo un reto para que empatando conocimientos, estilos del docente, perfil del estudiante se pueda llegar a transmitir como bien dices la “pasión” por nuestro trabajo, y que de forma “virtual” se siga sintiendo en el estudiante.

    Venga pues una nueva forma de ver las cosas, de planear, de buscar y de seguir transmitiendo la vocación de enseñar =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *