¿Cómo pensar diferente?

El programa dentro del semestre de Introducción a la Tipografía, consiste en entrega y desarrollo de trabajos semanales. Cada semana hay una entrega, los miércoles tenemos entrega del trabajo, retroalimentación del grupo, ver que propuesta funciona, cual no y el porque y comenzamos con el nuevo ejercicio. Los viernes se ven bocetos (en grupo o individual)  y tenemos retroalimentación a manera de boceto.  Me gusta la interacción de los alumnos dentro de la retroalimentación de la entrega, hay reglas claras para poder evaluar los trabajos entre ellos, no es válido usar el “me gusta o no me gusta”, hay que justificar porque no se logro el objetivo y el objetivo lo presentan ellos mismos antes de comenzar las críticas.

Yo comencé este curso para  entender como incorporar el aprendizaje en línea a mi curso, mi experiencia es 100% presencial y es lo que quiero cambiar. Tengo lecturas, links a blogs y videos dentro de la guía de aprendizaje que tiene cada alumno pero no tengo ninguna plataforma extra. Basándome en el video de Francisco Morfín, yo no tengo una red como tal, donde haya un foro de convivencia, donde los alumnos del grupo puedan tener entre ellos apoyo de opinión, retroalimentación, junto con mis observaciones. La interacción virtual que tenemos es vía correo electrónico, donde mandan sus bocetos y hay un “peloteo” de observaciones hacia el trabajo que están haciendo. Mis alumnos cuentan con una red social, creada por ellos (grupo en whatsapp), donde tienen su retroalimentación como grupo, se ponen de acuerdo con el trabajo final grupal (lo tienen que ir trabajando durante el semestre), características de las entregas, etc. Quiero encontrar la mejor manera de introducir la docencia en red no solo en una manera de social, como Facebook, etc, sino encontrar más herramientas de apoyo. Me cuesta trabajo pensar diferente dentro de la docencia, como cambiar el chip y hacer la relación de la temática de mi clase presencial a una virtual. No quiero dejarlo solamente en una red social.

M.

Esta entrada fue publicada en El rol del moderador, Marco de la docencia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *