Rutina de trabajo

Buenas tardes. Primero quiero decirles que no seré maestra en línea el próximo semestre. Pero se que en algún momento lo seré.

Es difícil preveer los tiempos que se le deben dedicar a una asignatura en línea cuando no es lo único que tengo que hacer. Normalmente, el domingo en la tarde es cuando hago mi planeación inicial de la semana, comenzando a trabajar en lo que implica tener mas pulido el lunes.

Todos los días reviso las tareas que se han subido a Moodle y el correo del ITESO y voy revisando lo enviado. A ello le dedico entre 1 y 2 horas, dependiendo si fue día de entrega. En ocasiones he llegado a dedicarle 2 jornadas de 8 horas a revisar trabajos enviados, cuando son los capítulos de sus tesis y se requiere un seguimiento mas puntual (con 14 alumnos).

Considero que para el seguimiento en una asignatura en línea, debo poner tiempos específicos para poder estar disponible si me quieren contactar. Eso me falló en el curso anterior, no avisé qué días podían encontrarme en Skipe para atención uno a uno, ni organicé una sesión sincrónica.

Otro faltante fue el de planear trabajo en equipo. Eso ayudaría a la comunicación entre pares y a la ayuda tan necesaria para el aprendizaje.

El gran reto que veo al ser docente virtual es lograr la sensibilidad para reconocer las fortalezas y debilidades de los alumnos desde el inicio y a lo largo del curso. Poder estar acompañándolos y acercando las herramientas necesarias para que todos puedan usar aquellas que les sean mas útiles según sus formas de aprender.

Veo la necesidad de ser muy precisos en las tareas y no dar por hecho que se comprenden. Ese creo que es uno de los principales retos, ya que me lo indicaron en el curso pasado: no entendían lo que se esperaba hacer en cada semana.

Si considero que lleva mas tiempo el trabajo de seguimiento en línea.

Lupita

Esta entrada fue publicada en El rol del moderador, Rutina de trabajo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rutina de trabajo

  1. ninf dijo:

    Qué interesante reflexión Lupita, me hace pensar que aunque pensamos en la virtualidad como algo que nos tiene “más lejos” en realidad nos brinda oportunidades para poner más atención en cosas que presencialmente a veces se nos pueden escapar, como esto que mencionas de ser sensibles a cada estudiante, sus necesidades, motivaciones…

    Me resultan muy valiosos también los elementos que identificas con posibilidades de fortalecerse (trabajo en equipo, claridad de las actividades propuestas, etc.) estoy segura que tenerlos en mente te será de gran ayuda cuando vuelvas a acompañar un curso virtual.

    Saludos,
    Ninfa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *